"Cuando se hace la historia de un animal, es inútil e imposible tratar de elegir entre el oficio del naturalista y el del compilador: es necesario recoger en una única forma del saber todo lo que ha sido visto y oído, todo lo que ha sido relatado por la naturaleza o por los hombres, por el lenguaje del mundo, de las tradiciones o de los poetas". >Michel Foucault-Las palabras y las cosas

sábado, 30 de julio de 2011

ANHINGA - EL DEMONIO DE LA SELVA

In the forests of the night;
    What immortal hand or eye,
    Could frame thy fearful symmetry?

En las selvas de la noche
¿qué ojo o mano inmortal
podría delinear tu atemorizante simetría?

William Blake 'Songs of Experience' (1794)


Brisson creó el género Anhinga y lo hizo en base a la descripción de Marcgrave de su Anhinga brasiliensibus Tupinambis, y no dió datos sobre sus costumbres sino sólo sobre su coloración, medidas o alguna referencia anatómica.
Marcgrave describe el ave minuciosamente y agrega “Muy hábil en atrapar peces: porque, como una serpiente, primero contrae el cuello antes de lanzar el pico contra los peces, y los agarra con sus uñas. Comí su carne, pero no es mucho mejor que la de la querida gaviota”. Pero como bien dice Félix de Azara, se equivoca en decir que agarra los peces con sus uñas. Marcgrave además incluye una estilizada figura del ave.



                        Marcgrave, G.- 1648- (...) historiæ rervm natvarlivm Brasiliæ.




La descripción de este autor señala el posible origen de otros de sus nombres: el guaraní mbiguá-mboí , acriollado como biguá víbora, y el inglés  snakebird, o sea, ave serpiente.

Según Bartram “Antiguamente la anhinga era considerada por los viajeros como un animal anómalo, un monstruo que compartía las características de la víbora y del pato. . . En ocasiones cuando nos aproximamos a ellos, se dejan caer al agua como muertos, y por un minuto o dos no se los ve; entonces, de pronto, a una gran distancia, su cabeza y cuello largos y delgados aparecen, como una serpiente elevándose erguida sobre el agua. . . No dudo que si esta ave hubiera habitado el Tíber en tiempos de Ovidio, le habría dado argumento para alguna bella y entretenida metamorfosis”.  ¿ Será uno de los orígenes del mito náhuatl de la serpiente emplumada: Quetzalcóatl ?

Como vimos, Marcgrave la denominó Anhinga Brasiliensibus Tupinambis, o sea “Anhinga de los brasileños tupinambis”. Se refería a los tupinambá (nombre  que significa "el más antiguo" o "el primero"), nación indígena del Brasil integrada por un grupo de tribus que formaban la Confederación de los Tamoios, cuyo objetivo era luchar contra los portugueses. Habitaban el sureste de Brasil, sobre el litoral marino entre el Cabo de São Tomé (Río de Janeiro) y la isla de São Sebastião (São Paulo), y especialmente en las inmediaciones de la bahía de Guanabara. El nombre de esta tribu también fue utilizado por Daudin en 1802 para crear el género al que pertenece nuestro conocido lagarto overo, Tupinambis merianae (ahora Salvator merianae, ver nuestra entrada sobre el tema). La lengua tupinambá llamada por los portugueses língua geral ("idioma común" ) dio origen a muchos términos en la nomenclatura de la flora y la fauna amazónicas, como tapioca, jaguar, mandioca, tucán, tapir y otros. Al parecer la palabra tupinambá anhangá o anhgá significaría espíritu o demonio selvático. Quizás el aspecto hierático del ave y su conducta huidiza, desapareciendo en instantes de la vista del observador,  indujo a los nativos a creer que era alguna clase de espíritu.

No sólo a los nativos atemorizaba esta ave. Alexander Wilson dice al respecto: “En aquellos países donde abundan los animales peligrosos, podemos de inmediato concebir  que el aspecto de esta ave, extendiendo su delgado cuello a través del follaje, habría de asustar al viajero desconfiado, cuya imaginación creaba seres peligrosos a cada paso, acechando en la espesura”.


Buffon, por su parte, aclara que anhinga “es el nombre brasileño tapinambú de esta ave; los franceses de Guyana la llaman plongeon [zambullidor]”. Al tratar sobre esta especie, la aprovecha para hacer una disquisicion sobre las formas que nos ofrece la Naturaleza y que en su enorme variedad incluye algunas que no entran dentro de nuestro canon de belleza. Asi la anhinga según Barrère  “nos ofrece la imagen de un reptil injertado en el cuerpo de un ave . . . recordando la figura y aún el movimiento de una culebra, ya sea por la forma en que extiende brucamente su cuello lanzándose desde los árboles, sea por la forma en que lo repliega y lo lanza bajo el agua para ensartar los peces”. Este plegamiento llamó tanto la atención de Moehring, que cambió el nombre génerico Anhinga por el más clásico Ptynx, que significa “que se pliega”.

Linné (1766) se limitó a copiar de Marcgrave pero incluyendo a la especie en el género Plotus, un término que en latin clásico se refiere a “pies chatos y grandes”, y que se usaba como sobrenombre para humanos con esa característica, tal como el célebre comediante Titus Maccius Plautus o Plauto. Como señaló en su diagnóstico tiene los “pies palmados, todos los dedos conectados [por una membrana]”.

Por su parte Mauduit indicó que “aunque palmipeda, se para sobre los árboles, hace en ellos su nido, y desde sus ramas se arroja contra los peces de que se alimenta. . . Nada, se sumerge y obra con libertad en medio de las aguas lo mismo que en el aire, pero rara vez se para en tierra: es de un natural silvestre y timido: huye de lejos, y procura esconderse de la vista sumergiéndose en el agua”.


Esta conducta de arrojarse sobre los peces desde su percha es negada por Audubon,  que explica que el anhinga nunca se zambulle desde una eminencia para procurarse la presa, aunuqe por su costumbre de dejarse caer en silencio desde su percha al agua, para despues nadar y zambullirse como el coromorán, ha llevado a algunos autores a creerlo así.

El principe de Wied explicó las dificultades que tenía para obtener ejemplares para las colecciones:  “Quien quiera dispararle debe andar con gran cautela. Para ello el cazador se recuesta en la parte delantera de la canoa, que se deja resbalar mansamente río abajo. Se dispara de improviso contra el ave posada en una rama apenas comienza a abrir las alas: si no muere en el acto se tira al agua, bucea profundamente, a veces por debajo de la canoa, apenas mostrando su pico fino y delgado, verticalmente. Entonces, es preciso pegarle otro tiro. De esta manera desperdiciamos mucha pólvora y mucho plomo antes de cazar al diestro zambullidor”.  La encontró en todos los ríos que atraviesan las grandes selvas y también en las lagunas saladas costeras donde se posa en árboles o roquedales al acecho de los peces, retirándose a la selva para ocultarse. Al asustarse se tira como una piedra al agua, o se lanza en vuelo rápido y suave con el cuello extendido y lanzando un sonido gutural corto y áspero. A veces lo vió nadando en los ríos.




 Dibujo de Ernesto Lohse, en Goeldi, E. 1900-1906. Album de Aves Amazonicas.

Goeldi registra el nombre brasileño de bigua tinga, es decir biguá blanco, por las plumas blancas del dorso y alas. Estas plumas blancas le dan un toque de distinción y eran usadas como signo de realeza entre los khasias de Bangladesh, que se valían de las plumas de la similar especie asiática, Anhinga melanogaster. Por esas plumas, como salpicaduras de pintura blanca, Azara lo bautizó “el chorreado”.  En la costa norte de Brasil le dicen myuá, y carará en el Amazonas, en la zona del río Xingú, según Edwards. Kiawik es el nombre en idioma pemón de la zona caribe de Venezuela y Guayana, y pato aguja el que le dan en Centroamérica. Audubon registra otros nombres curiosos que le daban en Norteamérica: los criollos de Louisiana, le llamaban bec à lancette (pico de lanceta); en el delta del Mississippi es water crow (cuervo de agua), water turkey  (pavo de agua) y en el sur de Florida, recibía el nombre de grecian Lady, es decir, dama griega, sin que sepamos el origen de tan curioso nombre.  ¿Habrá sido por su elegancia?



Dibujo de Tickell en la Biblioteca de la Zoological Society. En Newton, A. 1893-1896. A dictionary of Birds.London.

Azara cuenta también un curioso episodio surgido del impulso del ave por esconderse. Navegando por el río Paraguay a la altura de Ñeembucú “un páxaro de esta especie, que estaba en lo alto de un árbol, se dexó caer volando, y metiéndose dentro, se escondió entre la carga. Diez días después llegó el barco a la Asunción, y salió el páxaro vivo de entre los fardos.”

La asociación del anhinga con los ofidios aparece también en la poesía, como en el poema El biguá,  de Pablo Miquet:

“Sobre un poste, ritual, revive un mito:
La serpiente emplumada.
Hasta su agreste voz parece un grito


De deidad desterrada.”



                Vieillot, L. P. 1834. La Galerie des Oiseaux. Paris






Alex Mouchard


REFERENCIAS

Audubon, John James – 1840 – The Birds of America. 7 vol. New York


Azara, F. de -1802- Apuntamientos para la Historia Natural de los Páxaros del Paraguay y del Río de la Plata. Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología. España. 1992.

Barrère, Pierre -1745-  Ornithologiae Specimen Novum, sive Series Avium in Ruscinone, Pyrenaeis Montibus, atque in Galliâ Aequinoctiali Observatarum, in Classes, genera & species, novâ methodo, digesta


Bartram 1791 Travels through North and South Carolina, Georgia, East and West Florida, the Cherokee Country

Brisson, Mathurin Jacques-1760-1763- Ornithologie
Buffon, G.L.L. conde de -1770 - 1785-  Histoire naturelle des oiseaux.
Daubenton, Mauduit y otros. 1788. Encyclopedia Metodica-Historia Natural de los Animales.Madrid

Edwards, W.H. 1861. A Voyage  Up The River Amazon, Including A Residence At Para. London.

Goeldi, E. 1894. Aves do Brasil. Rio de Janeiro.

Linné Caroli. -1766-Systema Naturae per Regna Tria Naturae, secundum Classes, Ordines, Genera, Species cum characteribus, differentiis, synonymis, locis. 12ª ed.
Marcgrave, G.- 1648- (...) historiæ rervm natvarlivm Brasiliæ.
Moehring, P. H. G. 1752. Avium Genera. Bremen.

Wied-Neuwied ,Alexander Philipp Maximilian von -1825-1833- Beiträge zur Naturgeschichte von Brasilien.

Wilson, A. 1871 . American Ornithology. 3 volúmenes. Philadelphia.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario