"Cuando se hace la historia de un animal, es inútil e imposible tratar de elegir entre el oficio del naturalista y el del compilador: es necesario recoger en una única forma del saber todo lo que ha sido visto y oído, todo lo que ha sido relatado por la naturaleza o por los hombres, por el lenguaje del mundo, de las tradiciones o de los poetas". >Michel Foucault-Las palabras y las cosas

jueves, 9 de agosto de 2012

LA REINA MORA -Cyanocompsa brissonii- ¿UNA REINA AFRICANA? - Cyanocompsa brissonii

LA REINA MORA: ¿UNA REINA AFRICANA?

Cyanocompsa brissonii




“Vai, Azulão, Azulão, companheiro, vai!
Vai ver minha ingrata,
Diz que sem ela
O sertão não é mais sertão!
Ai! Võa Azulão,
Vai contar companheiro, vai!”

[¡Ve, Azulón, Azulón, compañero, ve!
Ve a ver a mi ingrata,
dile que sin ella
el sertão ya no es sertão!
¡Ay! Vuela Azulón,
ve a contarle compañero, ve!]
    
     Manuel Bandeira - Azulão

En el otoño de 1747 un rebelde joven francés, llamado Mathurin Jacques Brisson,  se encontraba a punto de recibir la ordenes sacerdotales. Siguiendo los consejos y deseos familiares había cursado la carrera eclesiástica, pero de improviso, en medio de la ceremonia de su ordenación, abandonó la capilla de San Sulpicio, ante el desconcierto de los sacerdotes y compañeros.

No conocemos la causa de su drástica decisión, pero dos años más tarde, Mathurin, fue a visitar al sabio  René Antoine Ferchault de Réaumur, famoso físico y entomólogo, en su residencia rural de  La Bermondière . Había un cierto parentesco entre ellos porque la cuñada de Réaumur era tía de Mathurin, y siendo que recientemente había fallecido su asistente, el abate Menon, Mathurin le solicitó ocupar dicho puesto. Réaumur aceptó y como recientemente había donado su colección de ciencias naturales a la Academia Real de Ciencias, pidió y obtuvo un cargo de botánico adjunto para Mathurin con una pensión de 600 libras. La mencionada colección constituía uno de los más grandes "gabinetes de curiosidades " de historia natural de la época, sólo superado por el del británico Sir Hans Sloane. Estos gabinetes fueron los precursores de los actuales museos de ciencias naturales. 

En 1760 Brisson sorprendió a la comunidad científica con la publicación de la obra “Ornithologia” donde describía minuciosamente unas 1500 especies de aves. Su gran obra antecedió en 10 años a la famosa “Histoire Naturelle des Oiseaux” de Buffon. Se ganó asi la franca enemistad de éste y de sus colegas, Daubenton, Guéneau de Montbéliard, el abate Bexon y Sonnini de Manoncourt.

Brisson utilizó como fuente para su trabajo la magnífica colección de Réaumur, y al fallecer éste como consecuencia de una caída del caballo, Buffon logró apropiarse de la misma trasladándola al Cabinet du Roi, que él dirigía. Ante este hecho Brisson abandonó la biología para dedicarse a la física.

Entre la enorme cantidad de aves que revisó Brisson se encontraba un hermoso pájaro procedente del Brasil que Madame Salvador le había regalado a Réaumur. El ave en cuestión era nuestra conocida reina mora grande que lleva el nombre científico de Cyanocompsa brissonii en honor del naturalista.

Brisson le otorgó el nombre de “Le Bouvreuil bleu du Brésil”, porque lo comparaba con el bouvreuil o camachuelo europeo (Pyrrhula pyrrhula) que es un pinzón de pico grueso y aspecto robusto, de ahí su nombre inglés de bull finch [= pinzón toro]. El nombre común francés, bouvreuil, que aparece en el siglo XVIII es un diminutivo de ‘bouvier’ o ‘boverz’: boyero, es decir que podríamos traducirla como boyerito.

El nombre latino que eligió Brisson fue Pyrrhula Brasiliensis cœrulea donde indicaba su semejanza con los otros pinzones de pico grueso y su locación de origen: Brasil. ‘Caerulea’ es un adjetivo latino que significaba originalmente ‘azul de cielo' (‘coelum’ = cielo), pero después pasó a significar también un color azul oscuro. Decía Brisson: “todo su cuerpo... es de un azul muy oscuro”.

Brisson, M. J. -1760-1763- Ornithologie


Finalmente en 1823 el zoólogo Martin Hinrich Carl Lichtenstein fue quien le dio el nombre de Fringilla Brissonii homenajeando así a aquel joven rebelde que la describiera con tanto detalle.


Diez años antes de la publicación de Brisson, otro naturalista, George Edwards,  había descripto un “Blue Grosbeak” [= picogordo azul] al cual consideraba se debía ubicar en el mismo género que el picogordo europeo (Coccothraustes coccothraustes).

Señalaba que “esta ave fue traída junto con varias otras vivas de Lisboa, por un tal Paul Martyn, un caballero que había estado en las colonias portuguesas. Mientras estuvo en Londres se alojó en la casa de Mr. Goodchild, un ferretero de Cannon Street, donde me obsequió con la vista de sus curiosas aves, de las que hice unos bocetos. Y fue tan gentil como para escribir unas notas sobre ellas para informarme mejor de su naturaleza. Sobre ésta [especie] escribió lo siguiente. “Los portugueses lo llaman Azulam [comparese este nombre con el actual brasileño de “azulão”]; esta ave solo se consigue en la costa de Angola, en Africa, una colonia perteneciente a los portugueses; es muy estimada por su mansedumbre y color”. Edwards no encontró nada sobre este pájaro en la bibliografía disponible por lo cual consideró que no estaba descripto. Nos da una bella lámina pero allí la reina mora se posa en una exótico cerezo, aunque aclara el autor que lo puso debido al contraste de color y que lo acompaña con una mariposa inglesa.


Edwards, G. –1751- A natural history of birds. London


Como bien señaló Hellmayr, en esa época había un tráfico regular entre las colonias portuguesas de Brasil y las de la costa occidental de Africa, y es probable que algunas aves capturadas como mascotas pasaran por los puertos africanos en su viaje a Europa, de modo que su origen resultaba confuso. Además no se pudo referir la descripción de Edwards a ninguna especie africana.

De la misma manera el charlatán Oryzoborus angolensis fue anotado por Linneo  basándose en “The Black Gros-Beak” de Edwards  creyéndolo originario de Angola, a pesar de ser totalmente americano.

Forbes registró el nombre brasileño de “azulin” y señala que en Pernambuco vive en el arbustal y se lo ve solo o en parejas. Ihering anotó el nombre tupí de “gurundi azul”, lo cual es una redundancia pues ‘gurundi’ ya significa pájaro azul o negro (viene de ‘guirá’: pájaro, y ‘undi’: negrito, negruzco, azulado).

Azara lo conoció en Paraguay y lo llamó “pico grueso azulejo: “es escaso, no feo”, sino que es “azul bellísimo”. Al pico le vio un perfil “carneruno” quizás por su convexidad que recuerda a la cara de un carnero. Parece que no va en bandadas sino con su amada por los matorrales y según su asistente, el cura Noseda, canta muy bien. A diferencia de lo que anotó para otras especies, no pone ninguna referencia de Buffon, y en verdad éste dice poco ya que a su “Gros-bec bleu d’Amérique” (= picogordo azul de América) ni siquiera le da un nombre especial porque no está seguro que sea especie diferente al europeo al que se parece en aspecto y talla y solo difiere en color del plumaje por lo que para él podría tratarse de una variedad debida al clima.

Wied que lo encontró a menudo en los arbustales del interior de Bahía (Brasil) confirma lo dicho por Noseda: para él es uno de los mejores cantores de la familia de los granívoros ( o fringílidos).

Y Russ, el primero que logró que criara en cautiverio, señaló a propósito de su canto que es “monótono, pero dulce y armonioso... su voz, aunque a veces se eleva, nunca es demasiado fuerte”.


Alex Mouchard

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

REFERENCIAS


-Azara, F. de –1802- Apuntamientos para la Historia Natural de los Páxaros del Paraguay y del Río de la Plata. Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (1992).

-Brisson, M. J. -1760-1763- Ornithologie.

-Buffon, G.L.L. conde de -1770-1785- Histoire naturelle des oiseaux.

-Edwards, G. –1751- A natural history of birds. London

-Hellmayr, C. -1908- Novitates Zoologicae  XV, 32.

-Ihering, H. von –1898- As aves do estado de S. Paulo. Revista do     Museu Paulista, vol. III.

-Lichtesntein, M. H. –1823– Verz. Doubl. Berliner Mus.

-Russ, K. –1899-  Die fremdländischen Stubenvögel

-Wied-Neuwied ,Alexander Philipp Maximilian von -1825-1833- Beiträge zur Naturgeschichte von Brasilien.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario