"Cuando se hace la historia de un animal, es inútil e imposible tratar de elegir entre el oficio del naturalista y el del compilador: es necesario recoger en una única forma del saber todo lo que ha sido visto y oído, todo lo que ha sido relatado por la naturaleza o por los hombres, por el lenguaje del mundo, de las tradiciones o de los poetas". >Michel Foucault-Las palabras y las cosas

viernes, 17 de junio de 2011

EL REY DE LOS PINGÜINOS Y LOS FORSTER - Aptenodytes patagonicus


Poderosa es la ley pero mas poderosa es la necesidad
Goethe


Corría el año 1771 cuando el famoso capitán James Cook se hallaba en Inglaterra preparando su segundo viaje de circumnavegación, de los cuatro que realizó. Ante la defección de los naturalistas del primer viaje: Joseph Banks y Daniel Solander, enojados porque el  Almirantazgo no quiso acondicionar un buque laboratorio tal como Banks quería,  el conde de Sandwich con la aprobacion del rey nombró al prusiano John Reinhold Forster para esa tarea. Forster llevaba como ayudante a su hijo Johann Georg, de sólo 17 años, eximio dibujante, que se revelaría después de este viaje como un notable etnólogo .  La remuneración de Forster, fijada por el Parlamento, alcanzaba la exhorbitancia de 4000 libras y superaba ampliamente a la del mismo Cook,  quien lo calificó de “sueldo muy generoso”.  Forster padre tenia alguna preparación como naturalista y botánico, y ya habia hecho un viaje científico con su hijo por las llanuras del Volga llegando a las estepas de Kazajistán, donde realizaron estudios cartográficos y del suelo. Forster  era de carácter hosco  y  quejumbroso y  tuvo una relación difícil con el capitán Cook y su tripulación,  a la que consideraba vulgar y soez.
El 13 de julio de 1772, la expedición partió de Plymouth a bordo de los buques HMS Resolution y  HMS  Adventure.  Se dirigieron primero  al Atlántico Sur, alcanzando el cabo de Buena Esperanza.  Alli Forster logró convencer a Cook de embarcar al botánico sueco  Anders Sparrman, discípulo de Linneo, que se hallaba herborizando en Sudáfrica.  El 14 de diciembre, en aguas cercanas a la isla Crozet avistaron varios tempanos y los primeros pinguinos.  Avanzaron por el Océano Índico, ingresando a las aguas antárticas, donde vuelven a ver pinguinos. Pasando por el sur de Austrlaia, se dirigen a Nueva Zelanda y en este trayecto aparecen numerosos pinguinos cerca de la isla de Macquaire y en Nueva Zelanda. Podrían haber sido pinguinos rey, ya que esta especie tiene criaderos en las islas Prince Edward, Crozet, Kerguelen, Heard y Macquarie, sin embargo Forster, al encontrar más tarde a la especie en las islas Georgias dice que es el mayor de los pingüinos vistos hasta ese momento, lo cual implicaría que los pinguinos avistados anteriormente eran de otras especies.
Seguidamente deambularon por el Pacífico, explorando las islas Polinesias y llegando hasta la latitud de México. En la isla Huaheine, del archipiélago Sociedad, Sparrman sufrió un ataque por parte de dos nativos mientras herborizaba. Lo dejaron semidesnudo y lo golpearon con su propio sable, afortunadamente sin provocarle heridas.
A fines de 1774 atraviesan el estrecho de Drake y se detienen a explorar las islas vecinas al cabo de Hornos. Ven muchos pinguinos, aunque no criando,  pero este no es territorio del pingüino rey que solo ocasionalmente pasan el estrecho hacia el oeste llegando a las costas de Chile. Sin embargo no perdieron ocasión de cazarlos a palos y si bien no les resulta grata su carne, los consumen con gusto a falta de un plato mejor.
En enero de 1775 arribaron a las islas Georgias del Sur donde vieron grandes cantidades de pingüinos rey criando y luego descubrieron las islas que Cook bautizó Tierra de Sandwich en honor al Primer Lord del Almirantazgo, John Montagu, IV conde de Sandwich, promotor de la expedicion  (mencionemos que Sandwich fue el inventor de los emparedados que le permitian alimentarse mientras seguía jugando a las cartas). Es las Georgias lograron capturar algunos ejemplares para llevarlos a Europa, y al mismo tiempo Georg Foster aprovechó para dibujarlos del natural.
El 29  de julio de 1775 los expedicionariios regresaron a Inglaterra y allí comenzó un nuevo capitulo de esta historia que fue la disputa de Cook con los Forster por la publicacion de los diarios del viaje. Forster padre aseguraba tener un convenio verbal con Lord Sandwich para ser el relator exclusivo del viaje reservándose las ganancias de la venta del libro y un cargo vitalicio. Lord Sandwich desmintió tal aserto y convino en que Cook redactaria un volumen con el relato del viaje, bajo la supervision de Forster, y éste escribiria otro volumen con las observaciones cientificas.  Cook cumplió su parte enviando su trabajo a Forster, pero este nunca le presentó la obra completa al Almirantazgo. Entonces Cook dijo: “siento que Lord Sandwich se haya tomado tantas molestias para ayudar a un individuo tan indigno”. Finalmente los Forster basandose en la obra de Cook y con la ayuda de un buen redactor presentaron su trabajo algunas semanas antes de que se publicara el relato oficial de la expedición, pese a que el contrato  prohibía expresamente publicar  informes  por  separado. A Voyage round the World in His Britannic Majesty's Sloop Resolution, Commanded by Capt. James Cook, during the Years, 1772, 3, 4, and 5, publicado en 1977 por Georg Forster tuvo gran influencia sobre Goethe, J. G. von Herder y A. von  Humboldt.  Sin embargo, esta obra no perjudicó a la publicación oficial, preparada por Cook con la colaboracion de John Douglas,que fue bien aceptada por el publico, y  le rindió cierto beneficio económico a la esposa.del capitán Cook.
Dibujo de J. Bosc

En la obra mencionada Forster describe al pingüino rey como el mayor de los que vieron hasta ese momento del viaje, con 39 pulgadas (99 cm) de largo y 40 libras (18 kg) de peso. Dice que tiene un vientre de enorme tamaño, cubierto de gran cantidad de grasa; una mancha oval amarilla o limon a cada lado de la cabeza bordeada de negro, siendo el resto del cuerpo gris negruzco en el dorso, y blanco en la parte anterior y bajo las alas. Los califica de estúpidos y de andar torpe de manera que podía alcanzarlos a la carrera y matarlos a palos. Una vez a bordo se enteró que estas aves ya habian sido cazadas por Thomas Pennant en las Malvinas en 1768 y que los ingleses los llamaban “pinguinos amarillos” o “pingüinos rey”.
John Frederick Miller, un  ilustrador inglés que ya había redibujado los dibujos de Sydney Parkinson del primer viaje de James Cook, hizo lo mismo con los dibujos de Georg Forster, entre ellos el del pingüino rey.  Miller, autor de los dibujos y grabados,  los publicó en Londres en 1776 en una rara obra, sin título,  conocida como Icones Animalium et Plantarum. En 1796 Miller publicó Cimelia Physica con figuras de cuadrúpedos raros y curiosos, pájaros y algunas plantas raras con descripciones hechas por George Shaw.  Shaw fue el primero en dar a este pingüino  el nombre especifico cientifico de patagonicus, en realidad erróneamente,  ya que no hay datos que afirmen que alguna vez haya habitado en la Patagonia continental, aunque quizás podría haber vivido en la región del estrecho de Magallanes. Seguramente Shaw se basó en el nombre que le había dado Pennant,  sin embargo la descripción de Shaw no coincide con esta especie sino que se refiere mas bien al pingüino emperador Aptendoytes forsteri.
Weddell famoso explorador de los mares antarticos encontró al pingüino rey tambien en Georgias en 1823. Dice que es muy gregario y que anda a lo largo de la costa en grandes bandadas, erecto y con torpe caminar. Y le atribuye tal orgullo que en ello no son sobrepasados ni por el pavo, al que son apenas inferiores en la belleza del atuendo. En efecto, durante la muda se apartan uno de otro como con vergüenza  debido al aspecto gastado del plumaje, y cuando recuperan su maximo esplendor se reagrupan y no dejan acercarse a ningun otro que no haya completado la muda. A menudo, informa Weddell,  se miran la parte frontal y los lados para contemplar la perfeccion de su brillantez y para quitar cualquier mancha. A principios de enero se aparean y ponen huevos. Como no hacen nido el huevo es incubado entre la cola y las patas donde la hembra tiene como una especie de bolsa para tal proposito. Si la hembra sale a comer,  pasa el huevo desde sus patas a las del macho ayudandose con el pico. La hembra cuida las crias casi 12 meses durante los cuales mudan y completan su plumaje y para enseñarles a nadar, según Weddell usa un artificio, porque cuando el joven se niega andar, lo convence para pararse en el borde de una roca y luego lo empuja hasta que acepta ir al mar.
Pierre Sonnerat  naturalista y explorador francés, tambien había conseguido este pingüino cerca de Nueva Guinea y el mismo fue clasificado por el zoólogo italo-asutriaco Giovanni Antonio Scopoli como Aptenodytes longirostris.


Fitz Roy que pasó por las Malvinas hacia 1832 en su segundo viaje, observó que el actualmente extinguido zorro malvinero (Dusicyon australis), se alimentaba de aves, conejos, ratas y ratones, huevos, focas, etc. y acostumbrado a atacar a los pingüinos rey  y hasta a las focas, se acercaba sin dudar al hombre.

                                               Alex Mouchard

REFERENCIAS
Coues, E. 1872. Material for a monograph of the spheniscidae. Proc. Academy Nat. Sci. Philadelphia. Pg 170
FitzRoy, R. 1839. Narrative of the surveying voyages of His Majesty's Ships Adventure and Beagle between the years 1826 and 1836, describing their examination of the southern shores of South America, and the Beagle's circumnavigation of the globe. Proceedings of the second expedition, 1831-36, under the command of Captain Robert Fitz-Roy, R.N. London: Henry Colburn.
Price, AG. 1985. Los viajes del Capitan cook (1768-1779)-Ed del Serbal
Weddell, J. 1825. A voyage towards the South Pole, performed in the years 1822-1824.London

No hay comentarios.:

Publicar un comentario